Hadas

Un hada es una criatura fantástica y sutil. En la mitología griega y romana las llaman Hadas. Se las representa generalmente en forma de mujer hermosa y bella con alas de mariposa.

Según la tradición son protectoras de la naturaleza, producto de la imaginación, la tradición o las creencias y pertenecientes a ese fabuloso mundo de los elfosgnomos, duendes, sirenas y gigantes que da color a las leyendas y mitologías de todos los pueblos antiguos. Se puede provocar el contacto con ellas desarrollando la visión etérea según las leyendas.La mayoría de ellas se representan con alas.

Tipos de Hadas

Hay muchas clases de hadas, pero todas ellas independientes de la mitología celta en la que tienen origen, siendo todas ellas especulaciones y mezclas de distintas mitología. Estas clasificaciones y asociaciones con los elementos son contemporáneas, creadas por los creyentes de esoterismo y espiritismo. Algunas de estas clasificaciones son:

  • Lamias, hadas de la mitología vasca. Poseen largos cabellos que peinan con peines de oro que son muy preciados. Sus pies son palmeados, como los de un pato, exceptuando a las Itxaslamiak, las lamias marinas, semejantes a sirenas.
  • Ninfas, hadas de la mitología griega que pueden ser:
    • Náyades: ninfas que pueblan los ríos, a veces son hijas de éstos, por ejemplo, Eurídice;
    • Nereidas: ninfas del mar Mediterráneo, hijas de Nereo. A veces son descritas como mujeres con cola de pez. Destacan Anfitrite y Tetis;
    • Oceánides: ninfas del océano, hijas de éste. Destacan Metis (madre de Atenea) y Doris (madre de las nereidas);
    • Dríades: ninfas de los bosques, a veces asociadas a los robles;
    • Hamadríades: ninfas ligadas a un árbol concreto de tal modo que si éste era cortado, la ninfa moría con él;
    • Melíades: ninfas de los fresnos, nacen de la sangre de Urano (dios del Cielo). Son las ninfas más antiguas.
  • Sílfides, hadas de los vientos; Paracelso es el primero en citarlas, y son, según él, los seres elementales del aire.
  • Salamandras, hadas del fuego.
  • Drinfas, hadas de la tierra.

Historia de las Hadas

Mucho se dice de las hadas, al lugar al que vayamos es casi seguro que siempre encontramos algún cuento o referencia a estos seres; sin embargo, poco se habla de su origen, ¿de dónde vienen las hadas? es una pregunta tan difícil de responder como la pregunta relacionada con su existencia real.

Podemos esbozar varias teorías, todas ellas dependiendo de la región donde se hable de las hadas:

Algunas personas afirman que las hadas son realmente ángeles caídos que el cristianismo identifica con los demonios que fueron liderados por Satanás cuando se rebelaron contra Dios, esta teoría explicaría el porqué las hadas tienen alas y también su singular y arrobadora belleza. Por otro lado, es muy posible que el hecho de que las hadas desciendan de los ángeles caídos nos de una pista que nos acerque a los que aseguran que estos elementales no son precisamente seres buenos.

Hay quienes dicen que las hadas realmente son almas de personas paganas que no fueron lo suficientemente buenas para entrar en el cielo, aunque tampoco fueron totalmente malvados como para pagar eternamente sus castigo en el infierno, razón por la cual se quedaron estancadas en la tierra, en forma de espíritus y al cuidado de la naturaleza.

En los países nórdicos donde existe una gran tradición sobre las hadas no faltan las historias sobre su origen; en Islandia, por ejemplo, se dice que cuando Eva estaba bañando a sus hijos ocultó a Dios que aún no había bañado a algunos, Dios en castigo por la mentira, le dijo a Eva que los hijos que había ocultado quedarían también ocultos de la vista de los humanos, estos hijos castigados se convirtieron en la raza huldre, es decir, hadas y elfos de una belleza sin igual.

Los antiguos escandinavos decían que las hadas, al igual que sus parientes más cercanos, los elfos, eran descendientes de Ymir, un gigante que murió a manos de los dioses Odín, Vili y Vé y con sus restos construyeron el universo, incluyendo a los elementales ya mencionados que surgieron de los gusanos que salían de su carne, algunos fueron elfos claros y otros elfos oscuros; los elfos claros se convertirían más tarde en elfinas o hadas que pronto comenzaron a colonizar los bosques, ríos y lagos.

Los pigmeos también están relacionados con las hadas, se dice que ellas descienden de un pueblo antiguo de Mongolia que habitó varios siglos en Gran Bretaña e Irlanda; sin embargo, con la llegada de los celtas expulsaron a los pobladores de este antiguo pueblo, incluidas las hadas. Esta teoría explicaría el porqué los celtas cuentan con una gran tradición feérica pues es muy probable que hayan adoptado el folklore del pueblo mongol.

Hay también quienes afirman que las hadas son realmente almas en pena de muertos que están esperando la llegada del Juicio Final para finalmente unirse con su cuerpo. Los druidas tampoco pueden faltar en las teorías del origen de las hadas: se dice pues que estas son reminiscencias de las prácticas que estos antiguos sacerdotes realizaban.

Origen de las Hadas

En la mitología griega existían los hados y El poeta Ovideo (2012), entre otros, los menciona en su obra inmortal Metamorfosis. Unos podían ser hombres, caso de su rey Oberón, y otras mujeres según se diera el caso. Académicas con Victoria Cirlot ven en las Parcas un antecedente de las hadas, al menos de las hadas madrinas.

Autores como Collin de Plancy (1842, p. 201) y especialmente Sherman Loomis (1991) remontan el origen del mundo feélico a la mitología céltica y las historias populares centroeuropeas. Según esta línea de pensamiento los autores medievales como D’Arras, Couldrette y Thiiring von Ringoltingen recogieron la tradición oral céltica y la unieron a personajes como Melusina, Viviana, la amante del mago Merlín, Morgana o la Dama de la fuente.

Sería en la Baja Edad Media cuando el hada femenina ocupa todo el protagonismo. La primera hada sería la Dama del Lago descrita por Chrétien de Troyes en su obra Lancelot ou le Chevalier de la charrette. Fue la Dama del Lago la que se ocupó de la educación del héroe Lancelot y la que lo curó de su locura.

Muestra todas las características de un hada, pero no se menciona el término hada, sí se amplía un poco más en obras posteriores incluyendo su nombre, Viviana. Fue a finales del siglo XIV cuando el francés Jean D´Arras ((1478)1854) quien emplea por primera vez la palabra hada en su novela Melusina. Esta obra fue redactada con la intención de otorgar a los duques de Lusignan una ascendencia casi mitológica y en ella todas las hadas son mujeres. Lo es Melusina, su madre y sus hermanas.

Las leyendas celtas hablan del reino de los Áes Sídhe (pronunciado As Shi) también conocido en idioma inglés como Fairy Folk, y donde la mejor traducción a nuestro idioma sería Hadas, si bien es importante recalcar que no se habla de la concepción victoriana de la Hadas, esos seres diminutos con alas de mariposa, las cuales son en realidad pixies.

Los Áes Sídhe, son seres semidivinos que viven entre este y el otro mundo, con conexiones importantes con la naturaleza y las deidades, la mayoría de los relatos los representan como gente no muy alta, pero de aspecto y altura humana, de tez blanca, ojos claros y pelo muy negro.

En los relatos medievales, las hadas (a veces llamadas «El Buen Pueblo» o «La Buena Gente») aparecen relacionadas con encantamientos y hechizos, conocedoras del poder y las virtudes de las palabras, las leyendas y las hierbas, que les permitían mantenerse jóvenes y bellas, y acumular grandes riquezas.

En algunos libros, se menciona que las hadas hacen todas las cosas inocentemente, aunque su comportamiento pueda llegar a ser perverso. En muchos escudos heráldicos de esta época se refleja el mundo de las hadas. Muchos aristócratas querían hacer ver que provenían de un linaje de las hadas.

En la mitología cántabra se las llama anjanas, entre las que están las Ijanas del Valle de Aras, cuya característica es que tienen pechos descomunales y son feas, pero pueden cambiar de apariencia a voluntad. Este mismo tipo de hadas se encuentra en la isla de Gotland, en Suecia. En Galicia se llaman mouras , en Asturias reciben el nombre de xanas, en Cataluña además de fada, se le llaman goljas y en Baleares Dames d’aigua.

La mitología nórdica y la griega -encarnada en las ninfas y dríades de Homero y Ovidio- influyeron en el concepto que los primeros bardos se formaron de las hadas, pero andando el tiempo los escoceses, irlandeses, galeses y otros pueblos europeos llegaron a poseer un cuerpo lleno vivo de tradiciones, fundado principalmente en las leyendas celtas.

Inicialmente se atribuyeron a las hadas proporciones humanas, pero las diminutas y etéreas criaturas de Shakespeare influyeron poderosamente en las concepciones posteriores de los poetas ingleses.

Varios rasgos comunes caracterizan a estos habitantes del ultramundo en todos los países: se clasifican en benéficas y perversas, precisan ocasionalmente de apoyo humano, sus órdenes deben cumplirse estrictamente so pena de terribles castigos, etc.

Algunas de ellas son hadas convertidas en tales pero que antes habían sido mujeres. Estas se convirtieron en hadas a causa de alguna infracción contra la naturaleza (ya que es el sitio en donde viven), siendo castigadas por ello a tener tal apariencia, incluso a vivir en el mundo de las hadas.

Pueden ser desencantadas de diversas maneras en fechas concretas del año, como en La noche de San Juan y por ejemplo cuando se asoman a las aguas cristalinas y piden ser desencantadas. Para las que se convertían en hadas o cruzaban el límite existente entre el mundo humano y el de las hadas, el tiempo en el espacio cambiaba ya que un día o un mes podía ser un año o un siglo.

Hay varias hadas con poderes nocivos que lo llegan a utilizar contra los humanos, la mayoría de las veces por maltratar la naturaleza (talar un bosque sería una auténtica catástrofe para su mundo). Llegaban a raptar a niños para cambiarlos por seres feéricos totalmente iguales a los niños raptados.

Así intentaban crear una estirpe entre humanos y hadas, aunque los niños morían al poco tiempo, ya que eran pálidos y enclenques. En la Edad Media a todos aquellos niños que estaban pálidos y delgados se les consideraba que eran hijos de las hadas y habían ocupado el lugar del verdadero hijo.

Otras veces engatusaban a un hombre de noble estirpe transformándose en mujeres de belleza inigualable para quedarse embarazadas de estos y dar a luz un ser mitad humano y mitad feérico. Para que el ser sobreviviera el marido no debía de rezar nunca y jamás deberían ver a las hadas desnudas por completo.

Este conjunto de supersticiones, derivadas de las creencias anímicas de todos los pueblos antiguos, ha inspirado a notables literatos sus fabulosos «cuentos de hadas».

La variedad de labores que llevan a cabo las hadas es casi infinita además de cantar y bailar, ayudan a los hombres en el campo, ejercen su control sobre el tiempo protegiendo las cosechas. Durante muchos meses ellas esperan impacientes la llegada de la primavera. También saben el día exacto en que brotaran las primeras flores pero prefieren mantener el secreto.

También hablan las leyendas del planeta que las hadas suelen tener poderes psíquicos o mágicos que, podían hacer felices a los seres humanos, también se creía que eran hechizadas por las brujas de los siglos XVII y XVIII para que vigilaran a sus víctimas, por otro lado, también se decía que eran ángeles en su forma femenina, aunque a veces se veían hadas macho.

Según la mitología Celta, las hadas gustan de los árboles del Tilo o Sauces.

Características de las Hadas

Según las obras de Chrétien de Troyes y especialmente Jean D´Arras, Couldrette y Thiiring von Ringoltingen, las hadas son unos seres de gran belleza, muy blancas, poseedoras de considerables riquezas y en ocasiones dotadas de talento en construcción u otras artes. Casi siempre suelen estar vinculadas o muy cerca de los bosques y el agua (ríos, lagos, fuentes…). Además todas ellas poseen conocimientos de las plantas, las piedras y los conjuros. Con ellos logran su riqueza material y sus encantos.

Baile de las hadas, por Nils Blommér (1816-1853).
Baile de las hadas, por Nils Blommér (1816-1853).

Es común a las hadas de la literatura medieval el deseo de unirse a hombre para fundar una familia, pero no tratan de atraparlo. Por el contrario, le ofrecen compartir su fortuna, ser su amante, su compañera y la madre de sus hijos, imponiendo claramente y desde el principio un pacto, si dicho pacto se incumple la unión desaparece. Casos claros serían el de Melusina o su madre Persina.

¿Que hacen las Hadas?

Las hadas además, como seres elementales que son, se encargan de cuidar el entorno y el elemento del que proceden; así, las hadas de los de la tierra se encargarán de cuidar los bosques, las cuevas; las hadas de agua, se encargarán de cuidar los manantiales, las cascadas, los ríos y en algunos casos cuidan y guían a los marineros; las hadas de fuego guiarán los rayos de las tormentas, etc.

Algunas hadas, como las Fylgiar, tienen el encargo de cuidar de una persona y velar por su bienestar, además pueden revelar de qué forma morirá el individuo. En Francia, el hada Abonda procura abundancia y Arie se encarga de dejar regalos a los niños en Navidad; Befana hace lo mismo que Arie, pero en Italia. En Alemania, las Nornes son las encargadas de conceder regalos a los niños recién nacidos.

Hadas Reales

La mayoría de nosotros pensamos que las hadas sólo existen en leyendas inglesas, escocesas o irlandesas y que sólo pueden encontrarse en esos países.

Esta es una declaración falsa y una idea errónea. Encontrar hadas reales es más fácil de lo que se podría pensar, porque las hadas reales se han visto y se pueden encontrar en literalmente todos los continentes del mundo. Cada cultura tiene sus historias de hadas o de espíritus de la naturaleza, desde Irlanda a China, de Sudáfrica a Canadá, de Australia a Finlandia. Algunos creen que las hadas no están realmente en nuestro plano de existencia, sino en otro plano que se superpone al nuestro.

Hadas Animadas

 

Valora este artículo