Arpías

Significado de las Arpías

Las Harpías o en griego antiguo Arpías, cuyo significado es “que vuela y saquea” o “arrebatadoras” eran originalmente seres con un aspecto de preciosas mujeres aladas que tenían como cometido primordial hacer cumplir el castigo que Zeus le impuso a Fineo.

Gracias a su capacidad de volar robaban con frecuencia la comida de Fineo antes de que este pudiese tomarla o defecaban sobre ella, de modo que el profeta no pudiese ingerirla. Tal cometido las llevó luego a luchar contra los Argonautas.

En las siguientes tradiciones estas criaturas aladas fueron convertidas en genios malvados con un cuerpo como el de un ave de rapiña, un rostro de mujer horroroso, orejas de oso y unas filosas garras que llevaban con ellas infortunios, pestes y tempestades.

Esta apariencia de las Harpías Arpías es la que finalmente se impuso y ha perdurado en el tiempo hasta la actualidad.

Cabe destacar que las arpías en la mitología griega tenían la capacidad de hechizar a todo aquel que escuchase sus cantos mágicos.

Sin embargo, se dice que habitualmente su manera de comunicarse era por medio de cacareos y gritos que resultaban realmente aterradores y desagradables.

Arpías en la mitología Griega

Las Arpías eran hijas Electra y Taumante, hermanas de Iris y de Arce.

Estas criaturas residían principalmente en las Islas Estrófadas, en donde pasaban cortos períodos de tiempo debido a la gran cantidad de ocupaciones que tenían.

Los nombres de las Arpías revelan parte de sus personalidades, por ejemplo: Aelo cuyo significado era “vuelo tempestuoso”, Ocípete viento veloz” y finalmente Celeno que significa “la oscura” ,  considerada por los romanos como la más cruel de las Arpías.

El número de Arpías que existieron es desconocido hasta ahora. Hesíodo decía que eran sólo dos, sin embargo, otros aseguran que son tres, ocho y hasta doce.

En un comienzo, las Arpías tenían una noble labor: arrebatar a los demonios las almas de aquellos que iban al Hades pero luego todo cambió. Las Arpías después se dedicaron a realizar pequeñas venganzas que les encargaban los dioses.

Arpías reales, ¿existen?

En la actualidad no hay nada que fundamente la existencia de las Arpías de la mitología Griega, hasta ahora sólo forman parte de un mito. Sin embargo, existe un ave cuyo nombre es el mismo.

Se trata del águila arpía, conocida también como “arpía mayor” o simplemente “harpía“. Esta ave forma parte de lo que se conoce como aves accipitriformes, que incluye a la mayoría de las aves rapaces diurnas.

El águila arpía vive en la zona neotropical y su hábitat es el bosque lluvioso.

Es el ave nacional de Panamá y también el águila más grande del hemisferio occidental y austral, siendo la única especie del género “Harpía“.

Mujer Arpía en la mitología Griega

Las Arpías en su forma de humanoides aladas no eran muy distintas de un numeroso grupo de divinidades griegas.

La forma siguiente de ave de rapiña con con cabeza de mujer se considera por la gran mayoría de los autores como una confusión de la representación originaria de las sirenas como “mujeres pájaros”.

La Arpía y Hércules

Son representadas también en el cine animado (aunque en su leyenda menos usual), haciendo aparición en la cinta animada de Disney “Hércules“.

Aquí las presentan como tres ancianas las cuales tenían el control de los “hilos de la vida”, con los que podían decidir el final de la existencia de cualquier persona, incluso la del mismo Hércules o de su galana “Megara“.

Mitos y leyendas de las Arpías

Su leyenda más conocida es la del Rey Fineo el cuál tenía una maldición en la que todo lo que tenía al frente se lo arrebataban las Arpías, sobre todo los alimentos. Cualquier cosa que no se pudiesen robar lo ensuciaban al defecar sobre ellas.

Cuando llegaron los Argonautas, Fineo les suplicó que lo libraran de las arpías. Fue así como Zetes y Calais comenzaron a perseguirlas hasta obligarlas a que huyeran volando y no regresaran nuevamente.

Cuentan que el Destino quería que las Arpías fueran asesinadas por los hijos de Bóreas (el Viento Norte), quienes acompañaban a los Argonautas y si estos no lograban alcanzarlas, ellos serían los que muriesen.

En la persecución, cayó la primera Arpía en el río del Peloponeso que siguió llamándose “Harpis“.

La segunda Arpía llegó a las islas Equinades, que a partir de allí se les llamó “Estrofíades” o “Islas del Regreso“.

Finalmente Hermes (mensajero de los dioses)  ayudó a las Arpías impidiendo que estas murieran, ya que eran servidoras de Zeus.

Por el perdón que recibieron, ellas hicieron la promesa de dejar tranquilo al rey Fineo y se ocultaron en una caverna ubicada en Creta.

Existe otra versión que dice que los hijos de Bóreas habían perecido durante la persecución de las Arpías.

Aunado a todo esto, las Arpías aparecen también en una gran variedad de mitos o leyendas, las cuales relatan siempre sobre cómo se robaban a los niños o a las jóvenes.

Se dice también que se unieron con el dios-viento Céfiro y que engendraron a varios caballos conocidos como Janto y Balio, los dos caballos divinos de Aquiles el héroe de Troya los cuales eran tan rápidos como el viento.

También de dicha unión salieron Flógeo Hárpago, caballos de los Dioscuros Cástor y Pólux, conocidos como los “gemelos divinos”.

Imágenes de Arpías en la mitología Griega

 

Arpías
4 (80%) 1 vote[s]