Hefesto

Hefesto es el dios del fuego y la forja, protector de los herreros, los artesanos, los escultores, los metales y la metalurgia.
Era el herrero divino del Olimpo y en su taller fabricaba armas, escudos y otros objetos para los dioses y para los héroes.

Del taller de Hefesto robó Prometeo el fuego para los hombres.
Hefesto creó la cadena con la que Prometeo fue encadenado a la cima del monte Cáucaso y con arcilla modeló a Pandora, la primera mujer.

Era hijo de Hera. Según unas versiones (Hesíodo) Hera lo engendró sola, celosa de que Zeus hubiera dado a luz a Atenea que había brotado de su cabeza. Según otras versiones (Homero) Zeus y Hera fueron los padres de Hefesto.
Físicamente era feo y cojo. Un día que Hera discutía con Zeus, a causa de Heracles, Hefesto intentó defender a su madre y Zeus lo agarró por un pie y lo arrojó del Olimpo. Hefesto cayó en la isla de Lemnos, quedando cojo para siempre.

Los esposos Hefesto y Afrodita

Zeus lo había casado con Afrodita. Hefesto estaba contentísimo de haberse casado con la diosa de la belleza y forjó para ella hermosas joyas, incluyendo un cinturón que la hacía irresistible para los hombres.
La hermosa Afrodita no amaba a aquel dios cojo y malhumorado y no tardó en rebelarse contra su matrimonio haciéndose amante de Ares, el dios de la guerra.

Un día, Apolo «el dios Sol que todo lo ve», descubrió a los amantes Afrodita y Ares tendidos uno al lado de otro y fue a contárselo a Hefesto. Éste no dijo nada y preparó una red de plata irrompible e invisible en torno a la cama de su esposa. Cuando Afrodita se encontró otra vez con Ares la red atrapó a los dos amantes.

Hefesto llamó a todos los dioses olímpicos para que vieran el adulterio y así avergonzar a los amantes. Pero uno de los dioses comentó al ver la belleza de Afrodita que no le habría importado sentir tal vergüenza y fue Hefesto el avergonzado. Hefesto los liberó cuando prometieron terminar su romance pero ellos no mantuvieron su promesa.

Hefesto y su regreso al Olimpo

Para ganar la gratitud del Olimpo hizo una gran cantidad de regalos a los otros dioses griegos sin ningún resultado. Viendo esto, decidió ponerle una trampa a  Hera con un trono que  dejaría atrapado a quien se sentara en él.

Al no poder liberarla, los demás dioses rogaron a Hefesto que los ayudara pero este se negó. Luego, gracias a DionisioHefesto regresó al Olimpo ebrio, pero impuso muchas condiciones para liberar a su madre. La más grande de estas condiciones fue casarse con Afrodita.

Hefesto y Atenea

Atenea despreciando a Hefesto

Atenea despreciando a Hefesto
Atenea despreciando a Hefesto

Atenea despreciando a Hefesto es un cuadro del pintor Paris Bordone, realizado entre los años 1555 y 1560. Aunque no está definitivamente comprobado, los investigadores sugieren que puede haber sido parte de un ciclo mural decorativo en las paredes o el techo de una casa veneciana.

El tema

Hefesto, dios de la fragua y el fuego y creador de las armas y objetos de los dioses olímpicos, se caracterizaba por su fealdad, su cojera y también por las infidelidades de su esposa, la diosa Afrodita, causa de risas y envidias de otros dioses.

Sorprende por ello que, en una ocasión en la que la diosa Atenea, que había acudido a la fragua de Hefesto, el Vulcano romano, para pedir unas armas que habían sido hechas por el dios herrero, ​este perdiera el control y quisiera conquistar a la patrona de Atenas. La diosa virgen, asqueada por la agresión, rechaza a Hefesto, limpiándose los restos de semen que el dios había eyaculado y de estos nacería el primer rey de Atenas, Erictonio.

La obra

Hefesto, semidesnudo y con la fragua en la izquierda de la imagen, agarra a Atenea por el brazo. La diosa, con la pierna también desnuda, muestra con su gesto el asco y desprecio que le produce la acción del dios que había propiciado su propio nacimiento.

El autor, Bordone, tiene otros cuadros de contenido mitológico, uno de ellos de 1549 sobre el descubrimiento de Hefesto de la infidelidad de su esposa,la diosa Afrodita con Ares.

La forja de Vulcano, con Atenea y Hefesto como protagonistas, 1568, Giorgio Vasari.

Historia de Hefesto

Hefesto era hijo de Hera, junto a Zeus. En la Teogonía de Hesíodo, Hera lo concibió sola, celosa porque Zeus había dado a luz a Atenea, que le había brotado de la cabeza.​ En la Ilíada, se afirma que Zeus fue padre de Hefesto.

La tensión entre ambas versiones era tal que aunque en una y en otra se narra que Atenea terminó naciendo de Zeus, en la que Hefesto era anterior se decía que había sido él quien había abierto la cabeza del padre para liberar a la hermana, mientras que en la otra versión se sostenía que había sido Prometeo.

De cualquier forma, en el pensamiento griego los destinos de Atenea, diosa de la sabiduría y la guerra, y Hefesto, dios de la forja que fabricaba las armas de la guerra, estaban relacionados. Hefesto y Atenea Ergane (como patrona de los artesanos) se honraban en una fiesta llamada Calqueas en el trigésimo día del mes Pianepsio. Hefesto también fabricó muchos de los pertrechos de Atenea.

Hera, mortificada por haber alumbrado tan grotesca descendencia, no tardó en arrojarlo del Olimpo. Hefesto cayó durante nueve días y nueve noches hasta el mar, donde, como cuenta su mismo personaje en la Ilíada, dos diosas del mar, la nereida Tetis (madre de Aquiles) y la oceánide Eurínome, lo recogieron y lo cuidaron en la isla de Lemnos, y allí creció hasta convertirse en un maestro artesano.

Otras versiones afirman que fue su padre Zeus quien lo arrojó a causa de una conspiración de Hera y Hefesto para derrocarlo, y en la Ilíada se narra que fue porque liberó a su madre, que estaba presa con una cadena de oro entre la tierra y el cielo tras una pelea con Zeus.​ Hefesto cayó en la isla de Lemnos, y quedó lisiado con cojera.

Tras haber fabricado tronos de oro para Zeus y otros dioses, Hefesto se vengó elaborando uno mágico de oro que envió como regalo a Hera. Cuando esta se sentó en él, quedó atrapada, incapaz de levantarse. Los demás dioses rogaron a Hefesto que volviese al Olimpo y la liberase, pero él se negó, enfadado aún por haber sido expulsado.

Intervino entonces Dioniso, quien emborrachó a Hefesto y lo llevó de vuelta al Olimpo a lomos de una mula. Hefesto, contrariado por la treta y dueño de la situación, impuso severas condiciones para liberar a Hera, una de las cuales fue contraer matrimonio con Afrodita.

Hijos de Hefesto

Si bien en cierto que estuvo casado con Afrodita, estos jamás tuvieron una descendencia ya que la diosa lo engañaba con el dios de la guerra Ares. A quienes luego atrapó en medio de la infidelidad.

Otras historias cuentan que tuvo un hijo con Atenea, a quien quiso violar pero no pudo. Su semen cayó en el suelo, Atenea lo limpió con su pañuelo y así nació Erictonio.

Auque como muchos otros dioses griegos, tuvo muchas amantes y con ellas, muchos hijos, su esposa fue Caris, una de las 3 y la más joven de las Cárites. Sus hijos fueron: Eukleia, Eupheme, Euthenia y Philophrosyne.

Como Hefesto creo a la primera mujer

Hefesto creo la primera mujer, Pandora, no solo la modeló a partir del barro, sino que la animó con un soplo divino. El era el mas sobrio y reservado de todos los dioses, con su apariencia repulsiva, era bizco, cojo y curvado sobre si mismo. Hefesto es para los romanos el dios Vulcano.

Templo de Hefesto

Hefestión.
Hefestión.

Es un templo griego, situado en el noroeste del ágora de Atenas, en la cima de la colina llamada Colonos Agoreo. Desde el siglo VII hasta 1834, fue una iglesia cristiana.

No se ha hallado ningún resto de un edificio anterior y no se trata, por tanto, de una reconstrucción de uno posterior a las destrucciones persas ocasionadas en Atenas durante las Guerras Médicas.

Es un templo dórico, períptero y hexástilo, que da testimonio de una particular riqueza de ornamentos esculpidos. Conserva la techumbre a dos aguas, con un frontón que ya no contiene ningún ornamento.

Imágenes del dios Hefesto

 

Hefesto
5 (100%) 1 vote[s]

Hefesto

Hefesto

Valora este artículo