Saltar al contenido
Seres-Mitológicos.com

Hades, Dios del Inframundo

Hades

En la mitología griegaHades (en griego antiguo ᾍδης Hadēs, originalmente Ἅιδης Haidēs o Ἀΐδης Aïdēs —dórico Ἀΐδας Aidas—, ‘el invisible’)​ alude tanto al antiguo inframundo griego como al dios de éste. La palabra hacía referencia en Homero solo al dios y el genitivo ᾍιδού Haidou era una elisión para designar ubicación: ‘la casa/dominio de Hades’. Finalmente también el nominativo llegó a designar la morada de los muertos.

Hades es el mayor hijo varón de Cronos y Rea. Según el mito, él y sus hermanos Zeus y Poseidón derrotaron a los Titanes y reclamaron el gobierno del cosmos, adjudicándose el inframundo, el cielo y el mar, respectivamente; la tierra sólida, desde mucho antes provincia de Gea, estaba disponible para los tres al mismo tiempo.

Hades también era llamado Plouton (en griego antiguo Πλούτων, genitivo Πλούτωνος, ‘el rico’), nombre que los romanos latinizaron como Plutón. Los antiguos romanos asociaron a Hades/Plutón con sus propias deidades ctónicas, Dis Pater y Orco; el dios etrusco equivalente era Aita.

El término «hades» en la teología cristiana (y en el Nuevo Testamento) es paralelo al hebreo sheol (שאול, ‘tumba’ o ‘pozo de suciedad’), y alude a la morada de los muertos. El concepto cristiano de infierno se parece más al Tártaro griego, una parte profunda y sombría del Hades usada como mazmorra de tormento y sufrimiento.

Historia de Hades

Hades, dios del Inframundo, junto al can Cerbero, Museo Arqueológico de Creta, Grecia
Hades, dios del Inframundo, junto al can Cerbero, Museo Arqueológico de Creta, Grecia

En la mitología griega, Hades (el ‘invisible’), el dios del inframundo, era uno de los hijos de los Titanes Cronos y Rea. Tenía tres hermanas, Deméter, Hestia y Hera, así como dos hermanos, Zeus (el menor de todos) y Poseidón. Juntos constituían los seis dioses olímpicos originales.

Al hacerse adulto, Zeus logró obligar a su padre a que regurgitase a sus hermanos. Tras ser liberados, los jóvenes dioses, junto a los aliados que lograron reunir, desafiaron el poder de los dioses mayores en la Titanomaquia, una guerra divina. Zeus, Poseidón y Hades recibieron armas de los tres Cíclopes como ayuda para la guerra: Zeus los truenos, Poseidón el tridente y Hades un casco de invisibilidad.

La guerra duró diez años y terminó con la victoria de los dioses jóvenes. Después de esta victoria, según un pasaje famoso de la Ilíada, Hades y sus dos hermanos menores, Poseidón y Zeus, echaron a suertes los reinos a gobernar. Zeus se quedó con el cielo, Poseidón con los mares y Hades recibió el inframundo,​ el reino invisible al que los muertos van tras dejar el mundo, así como todas las cosas bajo tierra. Fue así como los tres hermanos se convirtieron en los dioses supremos de la cultura griega.

Hades obtuvo su consorte definitiva y reina, Perséfone, raptándola, teniendo el concepto del rapto varias interpretaciones simbólicas, en una historia que conectaba los antiguos misterios eleusinos con el panteón olímpico en un mito fundacional del reino de los muertos.

Helios le dijo a la llorosa Deméter sobre Hades «que no es un indigno yerno el soberano de tantos, que es de tu misma semilla y sabes bien dónde vive y qué lote le tocó cuando se hizo el reparto entre los tres hermanos…»

A pesar de las connotaciones modernas de la muerte como maldad, Hades tenía en realidad un carácter más altruista en la mitología. A menudo se lo retrataba más como pasivo que como malvado: su papel era a menudo mantener un relativo equilibrio.

Hades reinaba sobre los muertos, con la ayuda de otros sobre los que tenía completa autoridad. Prohibió estrictamente a sus súbditos abandonar sus dominios y se enfurecía bastante cuando alguien lo intentaba, o si alguien trataba de robar almas de su reino. Era igualmente terrible para quien intentaba engañar a la muerte o cruzarla, como descubrieron desgraciadamente Sísifo y Pirítoo.

Aparte de Heracles, las únicas personas vivas que se aventuraron en el Inframundo fueron todas héroes: Odiseo, Eneas (acompañado por la Sibila), Orfeo, Teseo y, en un romance posterior, Psique. Ninguno de ellos estuvo especialmente satisfecho con lo que presenciaron en el reino de los muertos.

En particular, el héroe griego Aquiles, a quien Odiseo conjuró con una libación de sangre, que dijo: «No me hables con dulzura de la muerte, glorioso Odiseo. Preferiría servir como mercenario a otro antes que ser el señor de los muertos que han perecido.»

Hades y Persefone

La consorte de Hades era Perséfone, representada por los griegos como la hermosa hija de Deméter.

Perséfone no se sometió a Hades voluntariamente, sino que fue raptada por éste mientras recolectaba flores en los campos de Nisa, en la Provincia de Caltanissetta, en Sicilia. En protesta por este acto, Deméter lanzó una maldición sobre la tierra que produjo una gran hambruna, y aunque los dioses fueron uno por uno a pedirle que la levantase para que la humanidad dejase de sufrir, ella aseguraba que la tierra permanecería estéril hasta que volviese a ver a su hija.

Por fin intervino Zeus, quien a través de Hermes pidió a Hades que devolviese a Perséfone. Este accedió, «pero antes de partir tomó un grano de granada, que es dulce como la miel y que Hades le ofreció porque sabía que así tendría que regresar.»

Deméter preguntó a Perséfone a su regreso a la luz y el aire: «¿No habrás probado bocado mientras estabas abajo? Porque si aún no lo has hecho podrás vivir con nosotros, pero si algo comiste, tendrás que volver allí, pasarás los inviernos en la tierra profunda y al llegar el calor y la tierra esté verde con nosotros vendrás a reunirte de nuevo.»

Esto la ató a Hades y al Inframundo, para gran consternación de Deméter. No está claro si Perséfone fue cómplice del ardid. Zeus propuso un compromiso, al que accedieron todas las partes: Perséfone pasaría un tercio del año con su marido.​ Es durante esta época cuando el invierno cae sobre la tierra, «una expresión de tristeza y luto».

El matrimonio entre Hades y Perséfone se consideró estéril aunque la Suda hace a Hades padre de Macaria, sin especificar quién era la madre. Algunas tradiciones, también le otorgan la paternidad de Melínoe, diosa de los fantasmas; sin embargo, otras tradiciones se la otorgan a su hermano ZeusUna de las versiones referentes al mito de Zagreo, dispensan la paternidad de este a Hades.

Hijos de Hades

Considerado en la gran mayoría de los mitos como infértil, posiblemente esto se deba al considerar los griegos que la muerte era incapaz de engendrar vida alguna, aunque algunos mitos le otorgan paternidad algo esporádica, en donde no son mostrados detalle alguno. Según el Dictionary of Greek and Roman Biography and Mythology, Hades tuvo descendencia, sus hijos eran Zagreus, Macaria, las Erinias y Melinoe (o Melina).

Poderes de Hades

Como uno de los Tres Grandes, Hades es un dios muy poderoso y sus poderes sólo rivalizan con los de sus hermanos, Zeus y Poseidón. Hades es tan poderoso, que cuando Percy lo conoció, comenzó a sentirse sumiso y tuvo que luchar contra el impulso de seguir cada pedido de Hades, así como también un fuerte deseo de arrodillarse a sus pies.

  • Geoquinesis: Como el señor del inframundo, Hades tiene el control absoluto sobre toda la tierra y piedras. Tiene las mismas habilidades de geoquinesis que sus hijos Nico y Hazel, sólo que en mayor medida.
  • Ferroquinesis: Como dios de la riqueza, puede detectar y convocar cualquier metal precioso y joyas de debajo de la tierra, así como también manipularlos. Como resultado, Hades es el dios más rico de todos. Tanto es así que en El último héroe del Olimpo, Hades se ofreció a construir un palacio de oro puro para Maria di Angelo.
  • Nigromancia: Como dios de los muertos, tiene autoridad divina y el control absoluto sobre los muertos. Su sobrenombre es “el hospitalario”, una referencia al hecho de que él siempre tendrá un espacio en el Inframundo para un alma más.
    • Poder sobre los muertos: Hades puede reanimar esqueletos, y manejarlos para que luchen para él, y destruir a los Guerreros Esqueleto. También puede silenciar las almas muertas con un gesto.
    • Maldiciones: Hades también es capaz de maldecir a los vivos. Aunque es incapaz de matar a la gente por el decreto de las Parcas, puede hacer que el alma de una persona no abandone su cuerpo, como lo hizo con el Oráculo de Delfos. También puede sentir el aura de vida de las personas.
  • Osteoquinesis: Es capaz de convocar y controlar telequinéticamente a los huesos.
  • Críoquinesis: Aunque es limitada, puede genera un aura de frío intenso, por lo que la temperatura a su alrededor se congela, junto con el suelo a su alrededor.
  • Umbraquinesis: Hades tiene control sobre la oscuridad y las sombras para diversos usos, como esconderse en ella.
  • Piroquinesis: Hades tiene el control sobre el fuego negro del infierno, que es mucho más destructivo que el fuego normal, y convierte todo lo que toca en líquido.
  • Inducir terror: Con su Yelmo de Oscuridad, Hades puede irradiar muerte y terror muy intensos. Según Grover, esa es la razón por la cual los seres más racionales le temen a la oscuridad. En Percy Jackson’s Greek Gods, se dice que su yelmo es lo suficientemente potente como para asustar incluso a Zeus y Poseidón.

Hades en la Biblia

En sus idiomas originales, la Biblia usa más de setenta veces el término hebreo scheʼóhl y su equivalente griego háides, los cuales tienen relación con la muerte. En algunas Biblias se traducen “sepulcro”, “infierno”, “hoyo” y así por el estilo. Sin embargo, la mayoría de los idiomas no disponen de nombres que den a entender exactamente lo mismo que la palabra hebrea o la griega.

Por eso, la Traducción del Nuevo Mundo adapta las dos al español: “Seol” y “Hades”.

Hades en Disney

Hades es el villano principal de la película de animación de Disney: Hércules. Está inspirado en Hades, el Dios del inframundo en la mitología griega, en la película intenta robarle el trono del Olimpo a su hermano mayor Zeus.

Se ha convertido en uno de los villanos mas queridos y populares de Disney apareciendo en diferentes series y películas, incluyendo apariciones junto a otros personajes de la franquicia.

Hades tiene la piel azulada-grisácea teniendo una llama azul en lugar de pelo. Cuando se pone furioso tanto su piel como la llama de su cabeza se vuelven rojas rodeándose al mismo tiempo de fuego.

Como señor de los muertos, habita en el Inframundo junto a sus dos demonios Pena y Pánico, quienes ponen a prueba su paciencia incumpliendo o siendo incapaces de cumplir sus ordenes.

 

Hades, Dios del Inframundo
5 (100%) 2 vote[s]