Atenea, Diosa de la sabiduría

En la mitología griegaAtenea​, también conocida como Palas Atenea es la diosa de la guerra, la civilización, sabiduría, estrategia en combate, de las ciencias, de la justicia y de la habilidad.​ Fue una de las principales divinidades del panteón griego y una de los doce dioses olímpicos.

Atenea recibió culto en toda la Grecia Antigua y en toda su área de influencia, desde las colonias griegas de Asia Menor hasta las de la península ibérica y el norte de África. Su presencia está atestiguada hasta en las proximidades de la India. Por ello su culto tomó muchas formas e incluso tuvo una extensión considerable hasta el punto de que su figura fue sincretizada con otras divinidades en las regiones aledañas al Mediterráneo. En la mitología romana se la adoraba con el nombre de Minerva.

La versión más tradicional de su mito la representa como hija partenogenética de Zeus, nacida de su frente ya completamente armada después de que se tragase a su madre. Jamás se casó o tuvo amantes, y mantuvo una virginidad perpetua. Era imbatible en la guerra, ni el mismo Ares pudo derrotarla.

Fue patrona de varias ciudades pero se volvió más conocida como protectora de Atenas y de toda la región del Ática. También protegió a muchos héroes y otras figuras míticas, y aparece en una gran cantidad de episodios de la mitología.

Fue una de las deidades más representadas en el arte griego y su simbología ejerció una profunda influencia sobre el propio pensamiento de aquella cultura, en especial en los conceptos relativos a la justicia, la sabiduría y la función social de la cultura y las artes, cuyos reflejos son perceptibles hasta nuestros días en todo el Occidente.

Mito de Atenea

En el panteón olímpico Atenea aparece como la hija favorita de Zeus, nacida de su frente ya completamente armada después de que se tragase a su madre, Metis.​ La historia de su nacimiento aparece en varias versiones.

Homero llama a Atenea hija de Zeus, sin alusión alguna a su progenitora o a la forma en la que llegó a existir,​ mientras la mayoría de las tradiciones posteriores coinciden al afirmar que nació de la frente del dios. Ya en Hesíodo la madre de Atenea era la oceánide Metis, la primera esposa de Zeus.

Tras yacer con ella, Zeus temió inmediatamente las consecuencias, pues había sido profetizado que Metis alumbraría hijos más poderosos que él.​ Para impedir tan graves consecuencias, siguió el consejo de Gea y Urano y «la encerró en su vientre»,​ pero Metis ya había concebido una hija, Atenea, que brotaría de su frente.

Píndaro añade que Hefesto abrió la cabeza de Zeus con su hacha minoica de doble hoja, el labrys, y que Atenea saltó de la cabeza completamente adulta y completamente armada, una afirmación de la que se dice que Estesícoro fue la autoridad más antigua;​ «y llamó al ancho cielo con su claro grito de guerra. Y Urano tembló al oírlo, y la Madre Gea…» Otros cuentan que Prometeo, Hermes o Palemón ayudaron a Zeus en el nacimiento de Atenea y mencionan al río Tritón como el lugar del suceso.

Los mitos clásicos posteriores señalaban que Hera se molestó tanto de que Zeus tuviese un hijo, aparentemente por sí mismo, que ella hizo lo propio con Hefesto. Tras la aparición de esta versión se empezó a afirmar que Metis no tuvo más hijos y que Zeus perduró como rey del Olimpo. Los mitos griegos permanecieron estáticos en este punto, sin cambiar hasta el declive de la cultura antigua y la práctica de su religión.

Historia de Atenea

historia de atenea

Atenea, diosa de la sabiduría y patrona de la guerra. Nació en inmediaciones del lago Tritonis, en Libia. Es hija de Zeus y de Metis; el primero fue considerado el rey de los dioses, que poseía gran autoridad sobre los dioses del Olimpo, por su parte, Metis hizo parte de la legendaria raza de dioses que reinó en la Edad de Oro griega.

Estas dos deidades concibieron a Atenea, cuando Metis estaba en cinta Zeus se la tragó, influenciado por Urano y de Gea, que por revelaciones afirmaron que Metis daría hijos más poderosos que su propio padre lo que haría que Zeus fuera destronado del imperio. Pero Zeus no pudo acabar con la vida de su futuro hijo, cuando se cumplió el periodo de gestación Zeus sintió un insoportable dolor de cabeza. Por ello, Hefesto ordenó que le abrieran la cabeza de un hachazo para solucionar el problema, como resultado, de la cabeza salió Atenea, en estado de adultez y armada.

Atenea puso sus ojos sobre la polis griega, aunque Poseidón también lo hizo, su intención era convertirse en la divinidad protectora. Para resolver el conflicto, ambos decidieron brindar un regalo a la ciudad, de modo que los propios atenienses decidieran sobre la cuestión.

En presencia del rey de los atenienses, Cécrope, Poseidón golpeó el suelo con su tridente y de la tierra brotó una fuente de agua. Sin embargo, como Poseidón era el rey de las aguas marinas, la fuente que emanó era de agua salada. Atenea a su vez, enseñó al rey los secretos del cultivo del olivo, un árbol que daba a los atenienses tanto la posibilidad de alimentarse como la de elaborar a partir de su fruto aceite. Cécrope, ambicionado ante las posibilidades económicas del nuevo cultivo, proclamó victoriosa a Atenea; de este modo se convirtió en la protectora y la divinidad principal de la ciudad de Atenas.

Poseidón, enfurecido emprendió la venganza, inundó una parte del Ática con sus aguas saladas. En adición, instó a Eumolpo, su hijo, atacar a Atenas y acabar con la vida de Erecteo, sucesor de Cécrope. Realmente, los atenienses, un pueblo de vocación marinera, dieron todo el apoyo a Poseidón y mantuvieron su culto durante toda su historia. Aún hoy podemos contemplar el hermoso templo dedicado al dios de los océanos, específicamente en el enclave del cabo Sunion.

Atenea y Poseidón

La disputa de Atenea con Poseidón delante de los Olímpicos.
La disputa de Atenea con Poseidón delante de los Olímpicos.

Cada ciudad se encontraba bajo la protección de un dios concreto, pero la ciudad en la que gobernaba Cécrope, todavía en sus primeros pasos, carecía de él.

Atenea  y  Poseidón discutieron porque ambos querían ser el patrón de la ciudad y estaban dispuestos a luchar por ello hasta que Zeus tuvo que intervenir y dejó que votara el pueblo. En ese momento se hizo necesario que los dioses ofrecieran algo a la ciudad.

Ambos acordaron que cada uno haría un regalo a los atenienses y que éstos elegirían el que prefiriesen. Poseidón golpeó el suelo con su tridente e hizo brotar una fuente, pero su agua era salada y por tanto no muy útil, mientras que Atenea ofreció el primer olivo. Los atenienses (o mejor dicho su rey, Cécrope) escogieron el olivo y con él a Atenea como patrona, pues el árbol daba madera, aceite y alimento.

Los dioses olímpicos decidieron asignar la región a Atenea tras el testimonio del su rey ya mencionado, quién afirmaba que Atenea había sido la primera en plantar el olivo.

De esta manera, Atenea puso su nombre a la ciudad: Atenas. Poseidon estaba furioso, por lo que inundó la región como represalia. Todo cuanto había sobre la tierra hubiera sido destruido de no ser por Zeus, que ordenó a Poseidón que parara la inundación. A cambio, le concedió que castigase a las mujeres, que al fin y al cabo habían sido las causantes de su derrota.

Es por este motivo que las mujeres atenienses perdieron el derecho al voto, a la vez que se instituyó la descendencia patrilineal, pues fue entonces cuando los hijos empezaron a llevar el apellido del padre.

Pero hay más versiones aparte de esta, a pesar de que sea la más conocida y aceptada entre nosotros.  Una de estas versiones narra cóm los propios atenienses eligieron por votación a uno de los dioses para que diera nombre a su ciudad.

Todas las mujeres votaron por Atenea, y todos los hombres por poseidón. Al final ganó la diosa de la estrategia por un sólo voto, y el resto de la historia se desarolla igual que la anterior.

Características de Atenea

  • Una de las características llamativas del mito de la diosa Atena es que nació siendo ya una mujer adulta. No tuvo amores con otros dioses o mortales, por era conocida como la diosa virgen.
  • Atenea guardaba celosamente su castidad y pureza.
  • También se la relaciona con el arte de tejer, por ello en su honor se ofrecían mantos como signo de protección
  • Ayudó a su padre Zeus y a Heracles con sus sabios consejos
  • Se le relaciona con el cultivo del olivo, el trabajo con lana y las artes,
  • Es reconocida por su rol como consejera de numerosos héroes, lo que le dio la deidad de diosa de la Sabiduría.
  • Participo del lado de los griegos durante la guerra de Troya
  • Se dice que fue la diosa guerrera quien instruyo a los argonautas sobre el arte de construir barcos e incluso los asesoro en la creación del primero, el Argo.
  • Se le rinde culto en el Partenón y su influencia es llevada por todo el Mediterráneo

Vestimenta de Atenea

La diosa Atenea se ve vistiendo siempre una armadura completa con un casco en la cabeza, llevando una lanza y un escudo con la cabeza de Medusa, un terrible monstruo femenino que a su vez era una diosa protectora de las religiones más antiguas de Grecia. La figura de Medusa esta clavada dentro del escudo simbolizando poder y apaciguar a sus enemigos.

Atenea es también representada casi siempre con un búho reposando en uno de sus hombros o llevando un libro en las manos, ambos como símbolo de sabiduría

Muerte de Atenea

Atenea (o también Pallas Atenea) era una diosa de la mitología griega, no un personaje histórico o de carne y hueso. Por lo tanto, no tiene un año determinado de nacimiento -ni siquiera en la propia mitología griega- y, al ser una diosa, jamás murió

Imágenes de Atenea

 

Valora este artículo