Loading...

Guaxa

Loading...

Es un ser tenebroso, representado en forma de mujer vieja, arrugada y fea, de ojos encendidos como la lumbre, con un solo y enorme diente a modo de colmillo en la encía superior, situado justo en el centro de la boca.

Por las noches entra en las casas y abriéndoles la arteria del cuello les chupa la sangre lentamente a sus presas, arrebatándoles poco a poco toda su fuerza vital. Sus víctimas suelen ser siempre niños pequeños o ancianos, prefiriendo siempre a los que más rollizos o saludables parezcan, volviendo noche tras noche hasta ver cumplido su cometido: matar al humano.

La Guaxa puede esconderse en todos lados persiguiendo a sus víctimas. Un antiguo dicho reza de la siguiente manera: “Por donde pasa un soplo de aire pasa la Guaxa“. Según la tradición, el remedio contra la Guaxa es darle al niño un preparado a base de alicornio dejando al sereno durante nueves noches seguidas una medida de agua en la que se ha puesto en maceración trozos de asta de ciervo y alguna porción de plata.

En caso de que esto fallase, otro remedio es medir al niño vampirizado con un hilo negro, hacer luego nueve nudos pequeños y otro más grande y colgar el sisal enroscado a modo de collar en la garganta, junto a una bolsita que iban diez grano de trigo. El remedio es más efectivo si el niño pisa descalzo todas las mañanas el rocío de los campos.

Coloquialmente se cita la frase “Comiolu la Guaxa“, cuando se alude a alguien que ha enflaquecido y se ha desmejorado mucho en poco tiempo. De ahí viene el dicho: “Diz q’anda de nueite por todo el llugar, comendo los nenos que gordos tán“. Contra ella y otros brujas estaban amuletos como la cigua el puñín de azabache, la piedra de San Pedro, entre otros. En Cantabria es conocida como la Guajona.

Guaxa
5 (100%) 1 vote[s]